Beautiful girl looking in the mirror and applying makeupHoy en día hay mucho enfoque en nuestra cultura sobre  la belleza física y pues con el apoyo de los medios sociales  la presión de la perfección física viene con más fuerza, y esto ha impactado en forma negativa  la estima de nuestros hijos.  Como madres tenemos que prevenir o combatir esta situación.

Es importante cuidarnos,  por razones de salud y porque somos templo de Dios.

Pero el problema radica que nos olvidamos de cultivar la belleza interior que es la más importante para Dios (I Samuel 16:7).

Le dedicamos tiempo a todo lo que tenga que ver con el físico y  casi nada de tiempo para embellecernos por dentro.  Al hacer solo esto, vienen las comparaciones, queriendo ser como  otras personas y nos olvidamos de quien somos de verdad y de allí parten los problemas de estima.  Dios quiere evitarnos esos problemas de estima y nos dice cómo hacerlo. Mira lo que dice su palabra.

“En cambio, vístanse con la belleza interior, la que no se desvanece, la belleza de un espíritu tierno y sereno, que es tan precioso a los ojos de Dios.” I Pedro 3:4 

Al ocuparnos de la belleza del “yo” interno, de nuestro espíritu viene entonces la confianza en uno mismo, el respeto propio, el dominio propio, la realización propia… Pero  la belleza interna a diferencia de la belleza exterior, esta se logra solo a través de una relación íntima con nuestro Salvador, Jesucristo.

Al enfocarnos en la belleza eterna de nuestro Dios (Salmos 27:4), su Santo Espíritu nos da las cualidades que realmente determinan nuestra belleza: amor, alegría, paz, paciencia, gentileza, bondad, fidelidad, 23 humildad y control propio. Gálatas 5:22, 23

En este día busquemos  la verdadera belleza y ayudemos a nuestros hijos a buscar lo que será un ancla de seguridad para sus vidas, la belleza de DIOS!

Close Up of Little Girl Praying.

Anuncios