portrait of a lonely girl

ENGLISH

Muchas veces nos encontramos ante situaciones difíciles. Nos encontramos dentro de una fuerte tormenta con vientos que nos azotan y nos quieren hacer tambalear y derrumbar.

Todos hemos pasado situaciones que nos preguntamos pero porque estoy pasando por esto, yo no me merezco esto.
Recordemos la palabras del Maestro, “En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo.” Juan 16:33.

No podemos controlar circunstancias alrededor nuestro, pero si está en nuestras manos como respondemos a las circunstancias. Recordemos lo que Jesús hizo en medio de la tormenta:  Él se levantó, reprendió al viento y ordenó al mar: —¡Silencio! ¡Cálmate! El viento se calmó y todo quedó completamente tranquilo.(Marcos 4:39)

Asi que Jesús le ordeno a la tormenta callar, “Silencio”. Nosotros tenemos que hacer lo mismo y silenciar los pensamientos que te hacen olvidar que DIOS TIENE UN BUEN PLAN PARA TI! (JEREMIAS 29:11)

En medio de las tristezas y pruebas hay que escoger entre dos caminos, o podemos sentirnos derrotados y escuchar los pensamientos negativos que turban nuestra alma y sentirnos  sin esperanza, o podemos decidir que aun dentro de la dificultad confiaras en DIOS y esperaras en él porque esta en tu barco y no dejara que te ahogues! Tú escoges.

Cuando desconfiamos en Dios somos igual que los discípulos de Jesús demostramos falta de fe. —¿Por qué tienen tanto miedo? —dijo a sus discípulos—. ¿Todavía no tienen fe? (marcos 4:40)

Recuerda tenemos a Jesús dentro de nuestra barca, el no esta afuera de ella.  El está con nosotros navegando a nuestro lado a través de las tormentas de la vida. ¡Estas seguro siempre en medio de todas las dificultades, El es TU ancla no dejará que te hundas, EL es tu paz!

Hay tres cosas importantes que tenemos que hacer en medio de la tormenta para pasar las pruebas:

  • Número uno, es callar los pensamientos que van en contra de lo que Dios nos ha dicho. Transformar tus pensamientos de desesperanza y confusión con las promesas de VICTORIA Y VERDAD que están en su palabra.
  • Número dos, Alabar a Dios en medio de la prueba como DAVID.

¿Por qué voy a inquietarme?
¿Por qué me voy a angustiar?
En Dios pondré mi esperanza
y todavía lo alabaré.
¡Él es mi Salvador y mi Dios! Salmos 42:5

  • Número tres, camina por fe, porque la tormenta siempre cesara. El ya venció todas tus prueba en la cruz! Resucito por ti!  Reina y esta sentado en su TRONO y tu estas con el!

Así que mira las circunstancias con los verdaderos ojos, los ojos de FE, Tu ya tienes la Victoria en la tormenta, recíbela!

RINDETE EN LOS BRAZOS DE TU PADRE CELESTIAL PORQUE EL TRANQUILIZA TU CORAZÓN 

Anuncios