English

Beautiful woman enjoying life at the beach. Summer vacation concept

Por Magda Vazquez

Según estimado por científicos y reportado en la Librería Nacional de Medicina/Instituto Nacional de Salud de E.U.A., nuestro cuerpo está compuesto por aproximadamente 37.2 trillones de células. Pero más asombroso aun es que tienen especialización y cierta sincronización para trabajar cuando y donde lo necesitamos.

Una célula, comenzamos como una sola célula con material genético combinado de dos familias humanas. Cuando el ángel anuncio a María que iba a concebir y daría a luz al Mesías prometido, ella accedió ponerse en manos de Dios y hacer su voluntad. Supongo que en su joven mente no imaginaba como lo haría Dios, pero al poco tiempo entendió las consecuencias por las que sería puesta a prueba. De sentirse bendecida y escogida por Dios a enfrentar el posible rechazo de su futuro esposo y la posible muerte porque iba a ser madre antes de casarse. Tinieblas a su alrededor, temor. María concibió un hijo con material genético humano y celestial. No podía compartir esa alegría porque nadie le creería, así que fue a visitar a su prima para compartir y hablar de la situación poco usual en la que se encontraba. Antes que María dijera una palabra, su prima le brindo un saludo inaudito! (ver Lucas 1:26-45).

No podemos entender los planes de Dios porque nos parece que tienen que ocurrir de la forma que conocemos. ¿Dónde está el paralelismo? Somos descendientes, genéticamente hablando, de dos familias humanas, mas cuando aceptamos a Jesús en nuestro corazón como Salvador y Señor, pasamos a tener genes humano y celestial. Somos hijas de Dios, co-herederas con Jesús . No dejamos de ser nosotras pues tenemos libre albedrio pero nos diferenciamos: hijas del Dios vivo, co-herederas con Cristo y el Espíritu Santo habita en nosotras siempre.

En 1 Corintios 3:16  “¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes?” ¿Podremos descubrir el poder de Dios en nosotras? ¿Estás lista para observar cómo actúa Dios en tu vida? María siendo solo una joven decidió escuchar y creerle a Dios. (ver Lucas 1: 46-55)

El plan de Dios para cada uno de sus hijos ha sido el mismo desde antes de la creación, hoy, mañana y siempre. Dice Jeremías 29:11 Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.”  Dios es bueno, fiel y siempre cumple las promesas a quienes le aman. ¿Lo crees?

Vendrán circunstancias difíciles a nosotras, ENFOCA tus ojos en JESUS.

 Cuando caemos, reconocemos el error y cambiamos la dirección Jesús nos lleva en sus brazos, da GRACIAS a DIOS.

  En la alegría y la tristeza, la fe y la duda, ALABA a DIOS.