English

A las que gustan los programas de intriga, “El Sobreviviente Designado” trata sobre el sustituto del presidente de los E.U. cuando el presidente muere a raíz de un ataque terrorista en una exposición sobre el Estado de la Unión (aunque esto puede aplicar a cualquier país). Este sustituto tiene una posición en la legislatura que realmente no busco ni es de gran importancia. En el ataque mueren todos los de la rama legislativa y en cuestión de minutos de ocurrir los hechos, este personaje es nombrado por el servicio secreto, presidente de los E.U. con todo el caos que está ocurriendo a consecuencia del ataque y le toca tomar decisiones extremadamente difíciles para el país que impactaran a los constituyentes y al resto del mundo.

En Mateo capitulo 10 vemos que Jesús ya ha elegido sus 12 discípulos (luego que han visto muchas evidencias de su autoridad y poder. Habían escuchado sus prédicas en las sinagogas de los pueblos y ciudades. Mt 9:35-38)

Nosotras hemos estado observando, escuchando desde que aceptamos a Cristo en nuestro corazón (somos como ese sobreviviente designado). Nos hemos maravillado de los cambios en nuestra forma de pensar o reaccionar, de los milagros financieros, ha incrementado nuestra sensibilidad espiritual, hemos visto esposos cambiar hábitos dañinos, hemos visto hijos liberados de las cadenas de la droga o gangas.

Entonces Jesús (como aquel agente del servicio secreto) los convoca a reunión, luego de hacer una evaluación exhaustiva de la situación espiritual de las personas en ciudades y pueblos, tanto de los conocedores de la palabra de Dios como los oidores. Y les dio estas instrucciones (parafraseando):

Esta es la misión: Evangelizar pues “El reino de los cielos se ha acercado” porque Jesús estaba entre ellos, (también está en nosotras y entre nosotras); que mejor forma que con nuestro testimonio. Al hacerlo, ir primero a los de casa, que no conocen de El (ovejas perdidas) y luego ir a los incrédulos y los que están contaminados con otras creencias sin imponer ni empujar porque nuestro trabajo es sembrar para que Dios haga el resto. Como creyentes somos llamadas a “sanar enfermos, resucitar muertos, echar fuera demonios”; dar gracia, misericordia, perdón porque hemos recibido gracia y perdón. ¡Jesús nos ha dado autoridad! Como obreras, tenemos recompensa por el trabajo asignado, pero es importante hacerlo con templanza, sabiduría y humildad. Cuando seamos invitadas a compartir nuestro testimonio, infórmate si es digno del Señor, ve a su casa y allá tu paz vendrá a los de la casa. Si se resisten a recibirte o escuchar tus palabras, sal de esa casa.

Hay consecuencias por la misión: Puede que seas atacada como lobos a ovejas, pero Jesús dice que seamos prudentes, sigilosas y sencillas, humildes. Cuando nos acusen frente a personas en posiciones de autoridad (esposo, jefe del trabajo, padre, familiar, un extraño) no es para humillarnos, es para testimonio a ellos y a los que no conocen de Jesús. Cuando seas perseguida por exponer la verdad de Jesús en un lugar, huye a otro pues no acabaremos de ir a todas las ciudades antes que Jesús regrese. No te preocupes por las palabras que vas a decir en ese momento porque no eres tú la que hablará sino “el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros”.

Sin embargo, Jesús exige algunas cosas importantes y vitales. NO somos dignas de El: (1) si amas MÁS a tus padres y MÁS a tus hijos, (2) si no tomas tu cruz y sigues a Jesús, (3) si prefieres salvar tu vida, tu alma está en peligro, pero si pierdes la vida por causa de Cristo, tendrás vida eterna. Debemos retar nuestros pensamientos y escuchar y actuar en lo que te dice Dios.

La misión y sus consecuencias parece tan difícil, pero lo mejor está por venir. Aunque hay un enemigo (te sorprenderá quienes son el enemigo), tenemos un defensor Todopoderoso y además nos aguardan grandes recompensas (una vez más te sorprenderás).

Ora, regocíjate y prepárate para la parte 2, ¡porque esto se pone mejor!

Anuncios