Close-up of a beautiful smiling girl holding a red heart. Selective focus. Focus on the heart.

 

Pensando sobre el amor incondicional vino a mi mente los perros. Cuando son cachorros dependen totalmente de su mama o un ser humano que les alimente, estimule y juegue con ellos diariamente.

Aprenden hasta dónde puede llegar el límite de su osadía. Pero no se apartan de quien es su proveedor. Cuando es tiempo, pasan a ser la compañía de una persona o una familia al punto de que siendo otra especie, desarrollan un vínculo de amor fuerte. Hay empatía entre el humano y el can.

Trayendo este pensamiento al conocimiento que tenemos de Dios, sabemos que Dios nos ama incondicionalmente. Añora que lo hagamos parte y prioridad en nuestra vida. El rey David entendió desde muy joven, ” Salmo 71:5-6 Desde que era joven puse mi confianza en ti; desde antes de nacer ya dependía de ti. ¡Fuiste tú quien me hizo nacer! ¡Por eso te alabaré siempre! Salmos 52:8 Pero yo soy como un olivo verde que florece en la casa de Dios; yo confío en el gran amor de Dios eternamente y para siempre. Salmos 136:26 ¡Den gracias al Dios de los cielos! ¡Su gran amor perdura para siempre!”

¡Pero que tiene que ver los perros con Dios! Haciendo un paralelo no convencional y poco común, los canes aman a sus amos incondicionalmente. Si enfermas, esta a tu lado. Si estas enojada, esta a tu lado.

Si estas estresada, esta a tu lado. No importa si le hablas con tono amoroso o le reprendes o lo ignoras, ahí está a tu lado. No vemos a Dios pero sabemos que su amor es incondicional. Entonces como podemos visualizar en una criatura terrenal la manifestación del amor incondicional. A eso voy, vemos el amor incondicional de nuestros canes, su persistencia de demostrar amor, su alegría de recibirnos cada día. No importa cuántas veces sales y entras por la puerta, parece que es la primera vez. No te olvida si se perdió por meses o años, al verte sabe quién eres. Si has podido visualizar con una de sus pequeñas criaturas lo que es amor incondicional, cuanto más grandioso el amor incondicional de nuestro Creador.

Dios nos ama incondicionalmente y quiere que le permitamos estar ahí al lado nuestro en toda circunstancia de la vida. El no nos ha pedido perfección sino que confiemos en El, así como hizo David,  tengamos esa certeza que no nos va a defraudar porque EL quiere lo mejor en nuestra vida y que Dollarphotoclub_100351271.jpgalcancemos nuestro propósito en El a través de su hijo, Jesús.

Anuncios