magda 3 (3)                    English 

 

Desde mi adolescencia, criada en la religión católica, me preguntaba: ¿cuándo empezó todo esto de la humanidad? ¿Cuando Dios creó al hombre y la mujer? ¿Por qué los creo?  ¿Por qué Adán y Eva desobedecieron si lo tenían todo? ¿Por qué la humanidad tiene que pagar el precio de su pecado?

Al pasar el tiempo, como universitaria, sin haber encontrado una respuesta convincente elabore en mi mente, por mi propia inteligencia lo que debería ser Dios. Un ente, un ser superior, más inteligente que nosotros que nos puso en este mundo con un propósito. Una energía en el universo que castigaba sin misericordia al que no le servía.

En aquel entonces no había nada en el mundo que me convenciera que Dios estaba interesado en tener una relación personal e intima conmigo. En mi mundo, basado en la ciencia, no podía entender ni concebir una harmonía entre ambos.

Pasaron los años, el afán de la vida complicada, el querer ser buen ejemplo para mis hijos, el sembrar la semilla de que existe Dios (aun con mis interrogantes). Estaba decidida a que mis hijos aprendieran que hay un Dios quien envió a su hijo Jesucristo para salvarnos porque le conocí, real y personal. Pero el afán de la vida nos empuja, nos ciega,  nos aturde y enmudece.

¿Cómo empezó la humanidad? En Génesis 1:27-31 diceRiver in a delightful autumn forest

He entendido que en su infinita bondad, por su omnisciencia, Dios nos creo a su imagen y semejanza con un propósito. El dio a la humanidad el dominio sobre todos los animales del cielo y la tierra, las plantas y los bendijo diciendo, “sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla.” Como un padre, el quiso que disfrutáramos de la eternidad que El disfruta y las maravillas de su creación.

Dios comenzó la humanidad con Adán y Eva. Sus descendientes fueron una generación santa y bendecida que fue poblando la tierra. ¿Imaginan ese tiempo de paz, harmonía, labores que ordeno el Señor en el paraíso, diversión sana, sin muerte ni enfermedad? Nuestro Padre, siempre pendiente sin sobreprotegernos teniendo en perspectiva que el tiempo de Dios es diferente a nuestro tiempo.

Aun en el siglo XXI criamos nuestros hijos con el propósito de que sean personas productivas y en el futuro sean agradecidos por todo lo que les hemos provisto espiritual y materialmente. Pero en ese proceso de la crianza, establecemos parámetros que al ser violados con llevan consecuencias. De igual manera, como padre, Dios ordeno una condición a cambio de todo lo que le fue regalado al hombre en la tierra.

adam en evaEn Génesis 2:15-17 lee, 15«Dios el Señor tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara, 16 y le dio este mandato: «Puedes comer de todos los árboles del jardín, 17 pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no deberás comer. El día que de él comas, ciertamente morirás.»

A lo largo del cuidar de nuestros hijos les advertimos las cosas que le pueden hacer daño, las amistades que no son buena compañía, las películas que no son edificantes, el vocabulario que no es apropiado. La principal razón, para que les vaya bien en la vida. Pero con el libre albedrio se toman decisiones que determinan nuestro futuro. Dios les dio a Adán y sus descendientes todo lo que necesitaban, incluyendo cual era la línea fronteriza que no debían pasar.

Adán y Eva decidieron desobedecer, aun cuando lo tenían todo. La desobediencia hacia Dios, voluntariamente alejarse de su gracia, es el pecado por el cual se pagan las consecuencias en la antigüedad y hoy día. Satanás utilizo estrategias engañosas con Adán y Eva; cayeron de la gracia de Dios y las generaciones postreras fueron y siguen alejadas de la gracia de Dios.

Cuando nuestros hijos desobedecen, sufrimos y nos enojamos. Dios se enojó,  pero en su infinita misericordia, ya tenía planeado que salvaría a todo aquel que creyera en su bondad y justicia y creyera en la venida de su hijo Jesucristo, quien selló el nuevo pacto con el derramamiento de su sangre. Dios nos quiere rescatar de las Beautiful woman praying in mountain landscapeestrategias y cadenas del enemigo.  

Solo aceptando a  Cristo en tu corazón podemos ser perdonadas y libradas de pecado y ser llamadas herederas de la vida eterna. ¿Estás lista?

Anuncios