davidy goliat

English

A veces en la vida pasamos por pruebas muy difíciles como madres solteras o mujeres divorciadas. Estamos tan encerradas en los problemas que nos agobian que es difícil ver más allá que el dolor que sentimos. Yo he estado allí te lo aseguro y de una forma u otra he pasado por lo que tu estas pasando. Pero también he visto el poder de Dios manifestarse en mi vida como nunca me imaginé.

Cuando te sientas que no puedes con las pruebas que te agobian, recuerda la historia de David y el gigante, Goliat.

ESTE gigante de casi 10 pies, venía con espada, escudo, jabalina a destruir a DAVID. David era un jovencito que solo era un pastor no era un soldado. PERO todos bien sabemos quién ganó esta batalla y no fue el gigante.

Y la verdad, es que David jamás se intimido por el gigante, más bien lo vio insignificante al lado del DIOS. Los demás soldados de Israel también sabían de la existencia del Dios de Israel, pero aun así le tenían miedo al gigante. Veían al gigante más grande que Dios. Solo David vio a Dios como lo que realmente era.

Mira amiga lo que David responde en I Samuel 17:45-46:

45 Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado.

46 Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel.

Solo David se atrevió a desafiar al gigante porque conocía a DIOS. Una cosa es saber que Dios existe y otra muy diferente es conocer a DIOS. David conocía el Poder de Dios y su confianza estaba totalmente depositada en EL. Él sabía que con el REY de REYES de su lado vencería a quien sea.

¿Cuál es tu gigante en tu vida? ¿Qué viene hacia tu vida que sientes que no puedes más?  Problemas en tu matrimonio, de finanzas, soledad, depresión, ansiedad, problemas con tus hijos, problemas en el trabajo…

Amiga, David un pastorcito jovencito sin experiencia en batalla, derrotó al gigante sin espada en mano. Lo que para el hombre se veía imposible, para Dios no lo era. Aunque tu circunstancia parezca que no tiene solución alguna, con DIOS si la hay.

TODO se rinde ante nuestro HACEDOR! Dios es un Dios de restauración y de nuevos comienzos. Hoy Dios te dice a ti, yo estoy de tu lado. Deja de ver el “gigante en tu vida”, o tus circunstancias,  fija tus OJOS en EL.

¡Desafía tu problema hoy y haz como David, declara tu victoria! ¡Mira este video!

Anuncios