hearthand

Amiga, hoy quiero que reflexionemos sobre un consejo bíblico que nos ahorrará lágrimas en nuestra vida y en la vida de nuestros hijos.

Ahora más que nunca es necesario no solo que nosotras las madres lo entendamos sino también que nuestros hijos lo asimilen a temprana edad, y es lo siguiente:

Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque éste determina el rumbo de tu vida. Proverbios 4:23

En este versículo más claro no puede estar esta advertencia, el estado de tu corazón impacta tu destino. No lo puedes dejar que se llene de amargura, tristezas, rencor, envidias y celos… Todos estos sentimientos negativos (Galatas 5:19) evitan que desarrolles el potencial que Dios puso en ti y consecuentemente retrasan tu verdadero destino.

Al nosotras llenarnos de negativismo afectamos a nuestros hijos de una manera u otra. Ellos son como una esponjita que absorbe todo a su alrededor, y en especial nuestras acciones los impactan.

Este siguiente párrafo se lo dirijo solamente a las personas solteras o divorciadas.  Muchas veces el corazón se llena de estos sentimientos negativos al entregarlo a personas o cosas equivocadas. Al fijar nuestros ojos en quien no es o en lo que no debemos, nos salimos del buen plan que Dios tiene para nuestras vidas. Consecuentemente vienen las lágrimas.

Mira las consecuencias de entregar el corazón a quien no es:  para que no entregues a otros tu vigor, ni tus años a gente cruel;…Porque al final acabarás por llorar,  cuando todo tu ser se haya consumido. (Proverbios 5:9, 11)

¿Cuantas de nosotras hemos sufrido por un mal amor (yo fui una) o conocemos de amigas que han se han fijado en la persona equivocada y ahora se encuentran con una auto estima destruida?  Amiga, tu tiempo es vida y no tienes el lujo de gastar tus días, dando tu corazón, a quien no debes o a lo que no debes.

Tu familia necesita que tengas un corazón sano para que les transmitas los buenos frutos ( Gal 5: 22) y tú madre linda necesitas tener un corazón sano para cumplir el destino que Dios tiene preparado para tu vida.

¡Cuida tu corazón!

Anuncios