tiara1

English

 Imagínate por un instante que tú eres la hija de un monarca (hija del Rey de España, o la hija de la Reina de Inglaterra). Sabrías que tú que eres realeza, con privilegios y derechos que los demás no tienen, que eres muy especial. Esto cambiaría la forma en que te sientes y actúas, te sentirías segura de ti misma, hermosa e inteligente. Incluso actuarias como que naciste para triunfar en la vida, porque tienes sangre real corriendo por tus venas.

Ahora haz un alto y ponte a pensar en esto:

¡Jesús, es el Rey de reyes! Y Él no es el Rey de una sola nación, es el REY DE TODO. Y tú eres su hija y esto te hace a ti una princesa. ¡Sí, tú eres  realeza, bendecida con privilegios!  Pero el problema es que en la vida nos olvidamos de lo que realmente somos y empezamos a actuar como que no somos nada importante.  Nos conformamos en la vida y dejamos de soñar en grande. Cuando olvidamos de quien somos, nos olvidamos de nuestra verdadera identidad y por lo tanto nos perdemos de lo bueno.

Pero no importa lo que hoy piensas de ti misma. ¡Eso no cambiara quien eres! ¡Tú naciste para triunfar y volar alto! Tu Padre Celestial, tu Creador te hizo con un plan divino en mente.

¡Hoy vas a recordar quién eres y declararás la victoriosa vida que DIOS te dio a vivir!

Permíteme compartirte lo que dice la palabra del tipo de REY que es nuestro Padre: 

Efesios 1: 19-22 “19 y cuán incomparable es la grandeza de su poder a favor de los que creemos. Ese poder es la fuerza grandiosa y eficaz 20 que Dios ejerció en Cristo cuando lo resucitó de entre los muertos y lo sentó a su *derecha en las regiones celestiales, 21 muy por encima de todo gobierno y autoridad, poder y dominio, y de cualquier otro nombre que se invoque, no sólo en este mundo sino también en el venidero. 22 Dios sometió todas las cosas al dominio de Cristo, y lo dio como cabeza de todo a la iglesia.

¿Qué clase de Rey te parece que es él? ¿Te suena débil? ¡De ninguna manera! ¡Él es Rey sobre TODO lo que existe! Además, Él no es un rey sentado en el CIELO solo mirándonos desde arriba, sin involucrarse en nuestras vidas. Tampoco, es un rey que solo nos ve desde lejos  como nos ahogamos en nuestros problemas. Él es el único Rey que decidió quitarse su manto real para morir por ti. ¡Y no sólo murió, sino que RESUCITO por TI!

Él conquistó la muerte para que pudieras vivir la vida con él y reinarás con él.  No para que vivieras una vida miserable en la tierra lejos de él. ¡Él no derramó su sangre para que su hija viviera una vida deprimente en la tierra! ¡NO! Esa no es su voluntad para ti.

Mi amiga, no importa dónde te encuentras hoy. Si has perdido tu confianza en ti misma, si te sientes sola, triste, deprimida o sientes que has fallado o la vida te ha fallado. Si has perdido la esperanza permíteme recordarte algo. Si JESUS es capaz de vencer la muerte, EL es capaz de vencer lo que te tiene en derrota.  No hagas caso de las cosas que no son ciertas acerca de ti.

No olvides quién eres, tú eres su hija y le importas. Tú naciste para reinar como princesa, no sólo en el cielo, pero ahora en tu entorno. ¡Tenemos un rey con poder de resurrección y él está de nuestro lado!  No te conformes con menos. No te conformes con vivir en un camino que no es de excelencia. Tú no naciste para tener adicciones. Tú no naciste para tener depresión, tú no naciste para ser irrespetada y maltratada. ¡Tú no eres una huérfana! Tu si tienes un Padre que es Rey de Reyes y Rey de todo.

Reconoce tu verdadera identidad. ¡Vive la vida que Jesús te preparó! ¡Al descubrir quien realmente eres eso cambia todo!

Recuerda, Jesús no murió para que nosotras viviéramos una vida llena de temor en este mundo. Él murió para que tú y yo viviéramos una vida plena en todos los sentidos, una vida de victoria. ¡Una vida de esperanza y fe! ¡Una vida de milagros! ¡Una vida en la que las metas y los sueños son una realidad!

¡EL REY de REYES está vivo y reinando! ¡Tú como su hija eres una princesa! ¡Declara tu realidad!

¡Nuestro Padre es el dueño absoluto de todo lo que existe! Así que no hay porque vivir en derrota. ¡Tú llevas su apellido! Y esto se traduce en que eres AMADA, FAVORECIDA, UNGIDA, BENDECIDA, PRIVILEGIADA, PERDONADA Y VICTORIOSA. ¡NACIDA PARA LA EXCELENCIA!

 

Anuncios