pressEnglish 

¿Cuántos de ustedes están bendecidos por nuestro Padre Celestial? Creo yo, que muchos! (Efesios 1:3)

Esta semana quiero hablarles a todas aquellas personas que están bendecidas por nuestro Dios.

Muchos tenemos comodidades que han ido incrementando a través de nuestra carrera profesional. Tenemos puestos de influencia ya sea aquí en U.S.A o en nuestros paises. No vives sufriendo vicisitudes como otros.

Hay una persona de éxito como tú en la Biblia que estaba viviendo cómodamente y en abundancia. Tenía una posición muy importante en su época.  Este hombre era Nehemías, judío que vivía en Persia y era copero del rey Artajerjes.  Nehemías tenia una vida muy bendecida en Persia y el favor de Dios le rodeaba en todo lo que hacia.

Pero un día llegó a oídos de Nehemías que su pueblo judío que vivía en Judá estaba sufriendo, las muralla de Jerusalén estaba destruida y la ciudad estaba en gran calamidad.

Al escuchar estas malas noticias, Nehemías pudo haberlas ignorado o a haber dicho “que otro les ayude, yo aquí estoy muy ocupado en mi posición con el rey de Persia.”  Pero al contrario mira lo que hizo, dos cosas:

  1. ORÓ con un corazón lleno de compasión- ¡escucha que oración!

    «¡escucha mi oración! Mírame y verás que oro día y noche por tu pueblo Israel. Confieso que hemos pecado contra ti. ¡Es cierto, incluso mi propia familia y yo hemos pecado!  »Te suplico que recuerdes lo que le dijiste a tu siervo Moisés: “Si me son infieles los dispersaré entre las naciones; pero si vuelven a mí y obedecen mis mandatos y viven conforme a ellos, entonces aunque se encuentren desterrados en los extremos más lejanos de la tierra, yo los volveré a traer al lugar que elegí para que mi nombre sea honrado”. NEHEMIAS 1: 6, 8,9

¿Cuántos de nosotros al orar tomamos el dolor de nuestro prójimo como si fuera nuestro? ¿O pedimos perdón de los pecados de otros como si nosotros fuésemos los culpables de ellos? ¡Nehemías no oró en tercera o en segunda persona! Oró en PRIMERA. La causa de otros la hizo suya, el dolor de otros lo hizo suyo y el pecado de otros lo hizo suyo tambien!

2. ¡Nehemias Actuó! – Se decide a interceder ante el rey de Persia, uno de los reyes mas crueles de Persia. Y  le pide no solo permiso para ir a reconstruir la ciudad de su pueblo, sino también le pide cartas de recomendación para darlas a los gobernadores vecinos de Juda y aun le pide  madera para llevar a Judá. Y el rey le concedió absolutamente TODO y no solo eso, además le dio capitanes del ejercito para que lo acompañasen, porque EL FAVOR de Dios estaba con NEHEMÍAS.

“Entonces el rey me concedió estas peticiones porque la bondadosa mano de Dios estaba sobre mí. “ Nehemías 2:8

Al igual que Nehemías, si Dios toca tu corazón para que hagas algo por tu prójimo, y tú le respondes ¨heme aquí, iré yo”, te aseguro que EL te va a respaldar con su FAVOR.

Al leer el libro de Nehemías te darás cuenta que lo que se propuso hacer lo terminó exitosamente.  Contruyó la ciudad y sus murallas. Fue una labor extensa, no fue nada fácil. Tuvo muchas pruebas, gente que se interpuso, engaños que se le presentaron, pero de todas lo libro DIOS.  Este hombre de Dios cumplió su MISIÓN. ¿Tú quieres cumplir tu propósito también?

PERO PARA HACER ALGO POR OTROS SE NECESITA UN INGREDIENTE. ¿Sabes que fue lo único que movió a Nehemías actuar? FUE COMPASIÓN, EL TENÍA LA COMPASIÓN DE DIOS EN SU ALMA!

Muchos de nosotros a veces perdemos esa compasión que CONMUEVE el Alma porque tenemos callos el corazón porque nos acostumbrarnos al sufrimiento que vemos o escuchamos hay alrededor.

Hoy te digo a ti, lo que Dios a puesto en tu corazón tienes que hacerlo, porque solo tú eres la solución a ese problema.  Se tú un Nehemías y cumple tu propósito en tú vida. No es de que solo lloremos sino que acompañemos nuestras lágrimas con  acción. Hemos sido bendecidos no para que nos quedemos con la bendición sino para que la compartamos con otros.

¡Hoy amiga te RETO a que ores que la compasión de Dios te mueva actuar!

Anuncios